ESCOtermia - Especialistas en Fotovoltaica

RECARGA DE VEHÍCULO ELÉCTRICO

EL VEHÍCULO ELÉCTRICO ESTÁ EXPERIMENTANDO UN CRECIMIENTO IMPARABLE

img

La venta de coches eléctricos en Europa se incrementa año tras año y las previsiones auguran un crecimiento imparable del sector para los próximos años. En los últimos 6 años las matriculaciones de vehículos eléctricos se han multiplicado por 85.

¿Cómo se puede recargar un vehículo eléctrico?

Existen múltiples soluciones para recargar un vehículo eléctrico, desde conectores sencillos que se conectan a un enchufe tradicional hasta sofisticados sistemas que pueden recargar un vehículo en media hora inyectando directamente corriente continua a un elevado amperaje. Dependiendo de la ubicación del punto de recarga —doméstica, empresarial, pública…— y de la velocidad pretendida de recarga se usará el tipo más adecuado.

¿Qué modos de carga existen para recargar un vehículo eléctrico?

Modo 1: Conexión a la red doméstica
Corriente: alterna monofásica.
Velocidad: Muy lenta.
Potencia: 8A - 3.7kW
Comunicación Nula.

Modo 2: Conexión de alta intensidad a la red doméstica
Corriente: Alterna monofásica.
Velocidad: Lenta.
Potencia: 14A - 3.7kW
Comunicación cable-vehículo.

Modo 3: Conexión con sistema de alimentación de vehículo eléctrico
Corriente: Alterna trifásica.
Velocidad: Rápida o semi-rápida.
Potencia: 63A - 44kW
Comunicación Activa. Coche-cargador. Monitorización de carga.

Adicionalmente existe el modo de carga 4, en el que el vehículo tiene un grado elevado de comunicación con el punto de carga y la red. Se trata de un modo de carga ultra-rápida, en corriente continua, en el que el convertidor CA/CC se encuentra fuera del vehículo.

¿Qué modos de carga son los habituales en recarga doméstica?

Vivienda habitual: Modo 3 · 3,7kW / 7kW / 16A32A
Segunda vivienda: Modo 2 · 3,7kW / 7kW / 16A32A

Aparcamientos comunitarios: Modo 3 · 3,7kW / 44kW · Hasta 63A

Hasta en el modo más básico de recarga hay que tener en cuenta que no vale cualquier enchufe de la vivienda, ni cualquier cable. Es recomendable instalar un punto de recarga apropiado, que permita una buena velocidad de carga y un control y monitorización de la misma. Se ha de contar con las protecciones eléctricas que exige la normativa, para salvaguardar la integridad de las personas y bienes materiales.

¿Qué requisitos legales tiene un punto de recarga?

Un punto de recarga es una instalación eléctrica en baja tensión, que está regulada en nuestro país por el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) y, en concreto, la ITC BT 52. En el caso de que la instalación sea de potencia mayor de 50 kW (o de 10 kW en instalaciones situadas en el exterior) requiere proyecto —en otro caso, de una memoria técnica de diseño— y, en todos los casos, con su correspondiente boletín sellado por un instalador eléctrico autorizado.
ESCOtermia legaliza todas las instalaciones que ejecuta, ajustándose a normativa para salvaguardar la integridad de las personas y bienes materiales. Le recomendamos no ejecutar este tipo de instalaciones por su cuenta, pues las elevadas corrientes eléctricas implicadas pueden poner en riesgo vidas humanas y bienes materiales si no se ejecutan por profesionales con un grado suficiente de conocimiento y experiencia.


HAZ CLIC PARA
SOLICITAR PRESUPUESTO